Wednesday, August 31, 2005

UNO DE LOS PORQUES


Muchos se llenan la boca con la palabra rock. Algunos, los más burdos, creen que la definición de rock es Rolling Stones, los más viejos dirán Chuck Berry. Otros creerán que es estar ebrio en las entrevistas o estar a punto de caerse en cada presentación… si es posible pasar mas allá del inocente pitito y ojalá picarse… en este breve espacio intentare dar mi versión de la definición de rock y ustedes verán con cual se quedan.
Soy joven aun, quiero decir que no tengo mas de 60 años, por lo tanto no viví la creación del rock… es mas, me gustaba la música cuando no sabia ni leer… y no eran los discos de los stones… ni tampoco eran discos de blues de los que tanto se jactan los músicos de hoy. Simplemente era música… eran canciones… era simple música… no se que diablos era al fin y al cabo… pero me gustaba… desde ese punto podría decir que mi amor por las melodías o los diferentes ritmos era innato. No me jacto de eso… dudo muchísimo que sea algo particular. Pero así ocurrió y no voy a inventar un cuento para fingir que soy un rocanrolero desde que tengo uso de razón. Creciendo, conocía a los beatles, obvio, por mi mama… me parecían simpáticos… alegres… en mi apreciación aun no había una visión clara de nada y yo seguía escuchando canciones… cuando seguí creciendo me di cuenta que la moda de las radios y de todos mis compañeros de curso era el heavy metal. Curioso, ja! El heavy era number one en los rankings… me acuerdo de un hecho rarísimo, mi hermano y yo oíamos la radio, y nos gustaba jump de van halen, cuando al día siguiente en el recreo le conté a mis amigos de la nueva gran canción que había oído, estos se rieron a carcajadas. Como si hubiera dicho algo ridículo… una semana mas tarde era el hit numero uno… y ya nadie se acordaba de las burlas… en fin… vamos guardando en el cajón de los rencores. Luego paso otro hecho mucho más mágico, más sobrenatural, mas místico… que quedaría grabado en mí como una película de tardes de cine que nunca mas darán…
En el colegio se permitía escuchar música y los mas grandes ponían sus casetes o discos de vinilo… obviamente era el reino del heavy metal y en ese oscuro paisaje gobernaban Ozzy, Iron Maiden, Judas Priest, Accept, Van Halen (por entonces eran metal según la prensa) entre otros… la cosa fue que de pronto sonó la canción que estaba revolucionando el ambiente… Twisted Sisters con su “We’re not gonna take it” machacaban los parlantes con su batería poderosa (que hoy solo suena como cajón de tomates) y nosotros estábamos ahí, saltando, moviendo el cuello en señal de hermandad metalera. De pronto se acerca un gueon mucho más grande, más o menos como de 3ro medio, nos mira y nos dice textual: ROCKEROS FRUSTRADOS… todos lo miraron y siguieron con el debilucho headbanging. Pero yo acuse el recibo… no tenia la mas puta idea de lo que significaba la palabra FRUSTRADO pero mágicamente entendí que era algo que realmente no éramos por mas que quisiéramos… me dolió… enormemente… mis amigos que se pudrieran… pero yo me sentí pésimo… porque realmente me gustaba… ese fue el día en que supe que mi relación entre los discos y yo era mucho mas que un romance playero… recuerdo que empuñe mis manos y quise darle un buen combo en l’hocico a este personaje insolente… pero me contuve (porque me hubiera matado) y volví a guardar toda mi rabia solo que esta vez el cajón quedo chico y tuve que dejarlo en un vagón de tren… y esta esperando cada vez con menos paciencia el día de la gran venganza… ese día voy a mencionar públicamente este hecho, un hecho tan sencillo que se convirtió en mi definición personal de la palabra rock… la manera mas bruta que tengo para comunicar mis sentimientos mas básicos… con la máxima honestidad posible hasta que se sienta como un parto de trillizos.

Wednesday, August 10, 2005

BIENVENIDA REALIDAD

Lejos la mejor serie de televisión chilena. Con actores que probablemente estarán protagonizando las teleseries del futuro y se volverán pedantes y saldrán en SQP y se van a ir a la mierda para mi gusto. Después de Los Treinta, los días martes como a las 10:40 empieza mi serie. Con la horrorosa canción de Ramires! Que habla de rocanrol barato y de sonido rebelde mientras suena un bajo de dos mil dólares. En fin. Yo se que parte mal la cosa, pero después del seudo garage parte lo gueno… las chiquillas que son lindas y actúan la zorra y los chiquillos que actúan la caga también y al parecer son medio minos (me han dicho). ¿La trama? La vida misma, universidad, marihuana, activismo hueco, prostitucion de alto nivel. ¡La vida misma!. Si todos sabemos que la marihuana hoy es como el chicle de los 70s y que las universidades tienen su buena cantidad de putas de las más caras y que con eso se costean la vida.
En la serie existe un pastel hijo de un senador de derecha que se la pasa volao mientras repite ramo tras ramo. Hay otro que se cree periodista estrella y anda sapeando vidas privadas. Otro que se cree artista y es DJ. Están la típica mina que fue rica (de plata) y quedo arruinada y la típica mina pobre cuyo padre es despedido injustamente y que se ve deslumbrada por los típico izquierdistas llenos de palabrería y sueños entupidos. ¡Como en la vida misma! La roquera que de tan super-loca y experimentadora, se mete con una mina mayor y la mina depresiva que estalla en locura y deja la caga a su paso.
Mucho mas cercano a la realidad que Los Treinta o (lo peorrrrrr), la serie 17, que si sigue con la guea de subir la cifra año tras año van a llegar hasta el numero 29 y va a ser la misma guea que la otra serie mula. en todo caso yo creo que la buena calidad “bienvenida realidad” se debe a que los actores aun son bastante anónimos (casi todos) y ahora se la juegan a concho para escalar rápido hasta llegar al equipo “A” del área dramática del 7. Después de eso, como ya dije, todo se habrá acabado. Se llenara de nuevos Bodenhoffers, Cristianes Campos y de mas gueones lateros, sobre valorados cuyo futuro era promisorio hasta que el billete les torció la mano y se volvieron fomes, repetitivos y poco arriesgados.
Otro dato importante es la música de la serie. que salvo Miranda! que me tiene mucho mas que chato y Los Látigos (especie de Virus de la actualidad) tiene música nacional como Lucybell, Leo Quinteros y otros.
Los encuadres de las cámaras son mortales y la serie perfectamente podría ser exhibida en Sony Entertainment Televisión o en Warner sin ningún ungimiento y con bastante orgullo. Porque las minas son bien ricas y bien chilenas también, aunque igual tengan esa pinta de superlocas de escuela de teatro. Yo a esta serie le doy un 7.

Tuesday, August 09, 2005

DE BUQUES ORINANTES, AVIONES, BALLENAS Y MUERTOS



Fui a la playa y estaba bastante vació. Obvio, es invierno y hacia frió. Que agradable porque odio a la gente… las aglomeraciones… los desfiles de idiotas. Me carga. Es la peor parte de mí. Me ponen odioso (más aun) y me llena de malos sentimientos. Pero no era el caso, porque estaba vació y pude ir al puerto a ver barcos. Había uno, bastante pequeño, pero gigante igual, oxidado, horrible, detenido ahí… mas encima botando un chorro de agua. Un paisaje para mi gusto, siniestro. Me quede ahí contemplando el buque orinante encerrado en mi mundo interior. Imaginando estar ahí mismo, en el agua, en la orilla. Tocando esa parte llena de oxido y mirando hacia arriba la mole de metal mientras ensombrecía el día al tapar el sol. Imagine que me sumergía con los ojos abiertos mirando cuanto mas abajo había de ese barco. Y me vi nadando hasta tocar su parte escondida. Me imagine todo eso, porque son las cosas que me producen miedo. Y son las cosas raras que me atraen. También mirar aviones de pasajeros y recorrer cementerios. Ver películas de vampiros y ballenas en altamar (aunque la única que vi fue el cadáver de la ballena del museo).
La ballena, como el buque orinante y los aviones de acero son la prueba de mi miedo a lo inmenso. Que en menor grado se manifiesta cuando veo un trailer o una pala mecánica. Por ejemplo hoy, aterrizo el Discovery y pensé que me gustaría verlo de cerca. Pero a lo mejor explota en el próximo viaje, así que mejor me quedo con mis aviones. Total se caen mas a lo lejos y por esta razón nunca se sabe cuando ocurrirá.
Este ultimo comentario, bastante macabro delata mi otro miedo, harto menos original, que es el miedo a la muerte. Pero no a la muerte filosóficamente hablando. Que latero hablar de lo profundo y la pena que deja el que parte (o termina). El miedo a los ataúdes, a todos los accesorios que adornan el ritual de la muerte. A los coches fúnebres y al ruido tenebroso que emana de los árboles del camposanto. El miedo a los muertos que vagan quejumbrosos y a los Condes con colmillos y traje negro. También a los que por alguna razón (algún químico militar o conjuro diabólico) despertaron. Y que se arrastran putrefactos buscando gente viva para alimentarse. Le tengo miedo a estas estupideces. Y también a algunas cosas más serias. Sin embargo por mucho que intento temerle a los verdaderos peligros de la vida, siempre término enfrentándolos con una seguridad inédita y sobrenatural. Quizás porque tomo mas en serio mi mundo imaginario que la vida misma y sus aburridas historias sin final.

WITCHITA LINEMAN


Nunca se sabe donde va a terminar uno. Pero la música manda siempre y yo no puedo transar en eso. ¿Qué, como llegue a escuchar country? No me importa mucho como paso pero si que es lo que me hace sentir agrado cuando oigo algunas de esas voces que cuando era chico, encontraba chistosas. Ese sonsonete yanqui, gangoso, muy similar a la manera de hablar de Bush (da lo mismo cual).
El country es música triste como el blues. El country gringo. Ese de camionero de bigote largo y jockey. Ese que ornamenta su camión con fuego, alguna mina o con la cara de algún ídolo de la canción barbon tipo kenny rogers. Particularmente el country que me mueve no es el de ese señor. Aunque no me parece para nada un mal cantante. Quizás un mal actor. Da lo mismo. A mi me motivan Glen Campbell, y su Wichita Lineman. Que es como canción de arriero, o cuatrero. De hombre solitario galopando en la llanura o en la pampa. Como cowboy que viaja de pueblo en pueblo y llega sucio, maloliente a la cantina y se pide un whisky caliente (hablo del brebaje gueones!!!) y se va donde una prostituta a saciar sus instintos. La niña que en las películas es rica y esta limpiecita lo baña en una de esas tinas de madera y luego le entrega su flor o se la arrienda. Yo creo que la cosa debe haber sido harto mas asquerosa, porque el vaquero solitario debe haber tenido los dientes muy cerdos y una tufada que te la encargo, igual que la mina. Y el gueon pestilente se debe haber pescado a la mina que de tanto andar con vaqueros hediondos huele igual
En ese ambiente suena en mis oídos Wichita Lineman. Mi canción country. No country alternativo como The Pernice Brothers o el álbum Nashville de Josh Rouse, esos son infiltrados. Hablo del country de tomo y lomo. De camioneta gigante, de parka sin mangas. De chaqueta levis de mezclilla (otra obsesión mía). De trailer gigantesco, brillante que recorre Colorado (es posible que me lo carrilee todo en cuestiones de geografía) y saluda con esa bocina de cordel al colega que se le cruza. En un ritual lleno de chispeante emotividad gringeta. La misma emotividad de los norteamericanos que usan esas poleras talla XXL con la bandera flameante donde se lee “God Bless America”.
Wichita Lineman es más que eso. Es como la banda sonora de una película de carreras de autos chocadores. Protagonizada por puros hombres blancos con bigote. Que cuando termina la carrera se van a la cantina a tomar cervezas y a bailar (country por supuesto) una curiosa coreografía donde lucen sus botas vaqueras que deben oler tan mal como las del cowboy solitario.
Wichita Lineman y Rawhide (Frankie Lane) son mis canciones predilectas de verdadero country. Y aunque “New kid in town” de los Eagles es la zorra y también me emociona, me suena mas a gringos de california fingiendo ser tejanos. Por eso os invito en mi humilde sitio a que oigamos la Wichita Lineman de Glen Campbell y nos imaginemos que vamos en el camión, cruzando el desierto de Arizona, solitarios en un paisaje rojo lleno de cactus, hasta llegar al bar a pedir budweiser y agujonear a la señora que atiende, que me llama por mi nombre porque me conoce y sabe que soy otro orgulloso sureño más.

Otros links de interes:

www.10mejores.blogspot.com

Thursday, August 04, 2005

JOHNNY MARR & ME...



Esto se puede encontrar en la pagina oficial del maestro. Johnny Marr, ex-guitarrista y motor compositor de The Smiths. Las mejores seis cuerdas de los ultimos 20 años. aqui esta la entrevista que le hice y el que no cree puede buscarla en su pagina oficial. Perdon por mi precario inglés, pero es de hace unos cinco o seis años atras.

Name: Ivan Silva Merino
E-mail address: novita@unete.com (mi primer mail, ya no existe)

Yo: Johnny, please would you tell me your favorites bands and albums???

Johnny Marr: I like "Electric Ladyland","Low" by David Bowie,The Velvet Underground's albums,"Raw Power" by Iggy and the Stooges,"There's A Riot Goin On" by Sly Stone,"The Slider" and "Electric Warrior" by T.Rex,loads really.

Yo: your favorites clothes? and your favorites movies???

Johnny Marr: The clothes I like are kind of a mixture,I think girls stuff is far more interesting than boys,desert boots,silk shirts,suede trousers,vintage 70's levis or Wranglers.I've got a clothes company called "Elk" so,obviously,I like our stuff as well.
I like the movie "Altered States","Once Upon A Time in America","Performance" and some others.
Yo: What do you think about the soul music???

Johnny Marr: I'm into some soul music although I'm not really listening to any at the moment,Bob and Earl "Harlem Shuffle",Stax stuff,Curtis Mayfield,Isleys,James Brown was always good, "Keep On Keepin' On" by N.F.Porter is ace.

luego de eso, nos fuimos a beber unas cervezas.. mentira... pero hubiera sido bacan.